espanol

Chile Despertó: Algunas reflexiones sobre el levantamiento chileno

More wall signs

Donde quiera que camines por las calles de Santiago, hay graffiti político pintado en aerosol en los edificios. Un lema popular entre los graffiti es “Chile despertó” – Chile se despertó. Y verdaderamente, toda la sociedad se ha despertado, con protestas callejeras diarias y discusiones políticas constantes entre todas las capas y todas las edades.

Después de un mes de protestas diarias, el viernes 15 de noviembre, los partidos políticos de Chile acordaron organizar una convención constitucional para reescribir la constitución del país. El pacto, el “Acuerdo”, se llamó “Acuerdo para la paz social y una nueva constitución”. El acuerdo se refería a “la grave crisis política y social del país” y decía que su propósito era “el restablecimiento de la paz y orden público ”. Esa misma tarde, y todas las tardes después, las multitudes se reunieron, las piedras volaron hacia los“ carabineros ”y el gas lacrimógeno llenó el aire. Y a la noche siguiente, los carabineros asesinaron a Abel Acuña https://oaklandsocialist.com/2019/11/17/chile-abel-acuna-presente/ Al día siguiente, domingo, normalmente un día de menos protestas, cientos de ciclistas ( !) se reunieron en la Plaza Italia de Santiago, el lugar central de reunión de las protestas, para celebrar su propia protesta antigubernamental. Beatriz Sánchez, ex candidata del “Frente Amplio” (una especie de frente popular) bajó para expresar su apoyo y criticar a los carabineros. Fue recibida con cantos de “y fueera! ¡Y fueera! ”- ¡vete! ¡Salir!

El trasfondo de esta enorme crisis social y política que azota a Chile es la constitución establecida por la dictadura de Pinochet antes de que Pinochet dejara el cargo en 1990. Esa constitución, un modelo para los “Chicago Boys” neoliberales, consagra la privatización de casi todo. El agua se privatiza, según la constitución. Lo mismo ocurre con la atención médica, el plan nacional de pensiones, el sistema de transporte, incluso las carreteras. Y con esto, se ha abierto una gran brecha de riqueza. Las mismas quejas que expresan los jóvenes en los Estados Unidos son expresadas por sus contrapartes en Chile: falta de trabajo, deudas estudiantiles … todo.

Todas las mañanas, mientras caminas por Plaza Italia, tus ojos llorarán y te picará la nariz. El gas lacrimógeno de la noche anterior persiste. Lo mismo sucedió con el miedo de los años de Pinochet en los años que siguieron. Pero ya no. La juventud lo ha roto. Al no haber vivido esos años, les faltaba ese miedo y habían afectado a todas las generaciones mayores. “Chile despertó” – Chile se ha despertado – es un eslogan popular de pared.

Un trabajador de treinta o cuarenta años de edad explicó que hasta ahora, los vecinos de su lugar no se hablarían entre sí. Ahora, todos están hablando con todos, dijo, y están hablando de política.

“San Matapacos”

El nuevo patrón de Chile parece ser “Matapacos” (asesino de policías). Esto se refiere a un perro negro que había estado viviendo en las calles cerca de alguna universidad y era popular entre los estudiantes. Por alguna razón, este perro (que recientemente murió por causas naturales) odiaba al “paco”, los carabineros. Una mañana reciente, un grupo de mujeres de mediana edad y bien vestidas estaban en un restaurante celebrando el cumpleaños de una de ellas. Estaba sentado cerca y escuché algo como esto: “bla, bla, bla … risas … bla, bla, bla, risas … Matapacos … bla, bla, bla”. Incluso en esta celebración entre estas mujeres de mediana edad, estaban hablando de Matapacos!

Literalmente, durante millas alrededor de la Plaza Italia, los edificios están cubiertos con graffiti político y carteles. Es común que las personas se detengan y los lean. Entrar en una conversación con quienes los leen es como caminar hacia una puerta automática de alguna tienda. Todo lo que tiene que hacer es caminar hacia el ojo electrónico y la puerta se abre. En Chile hoy, todo lo que tienes que hacer es preguntarle a uno de los que leen esos carteles qué piensan y ¡boom! – estás en una conversación cuya duración solo está limitada por la cantidad de tiempo que esa persona (o grupo de personas) tiene para hablar. Podría ser una mujer de 63 años que vende artesanías en un stand o un grupo de mujeres jóvenes de 18 o 20 años hablando con este hombre de 73 años. No importa. Todos quieren hablar.

El gobierno parece estar dividido de varias maneras:

Primero está la división entre el ala elegida y los carabineros, conocidos peyorativamente como “paco”. Organizados a nivel nacional, son la única fuerza policial. No hay policía local o municipal. Y “paco” tiene una larga historia de brutalidad. En un caso, hace casi 100 años, reunieron a un grupo de unos 100 trabajadores que organizaban un sindicato y los mataron a todos. En otro, entraron en la sala de clase de dos profesores universitarios que se sabía que eran miembros del Partido Comunista y secuestraron a estos dos profesores. Un par de días después, los cuerpos de los profesores decapitados fueron encontrados en la carretera. Al igual que con cualquier fuerza de ese tipo, los carabineros también son corruptos, y los casos del comando falsifican nóminas para embolsarse el dinero y otros actos similares.

Estos son los vehículos en forma de tanque en los que los carabineros conducen, disparando agua / gas lacrimógeno desde un cañón de agua.

Mientras que el “Acuerdo” deja en claro que los políticos buscan pacificar a la población haciendo concesiones, los carabineros parecen estar haciendo lo contrario. Una noche reciente en Plaza Italia, alguien arrojó un cóctel molotov a uno de los “zorrillos”, que son una especie de mini vehículos blindados. El vehículo se alejó rápidamente con las llamas extendiéndose sobre su capó. El resto de la policía se retiró. Después de que se fueron, la “protesta” se convirtió en una fiesta callejera gigante, con los jóvenes cantando, bailando y en general celebrando su reunión pública. Media hora después, “paco” regresó y la multitud se transformó de inmediato. Los cánticos y las maldiciones de la policía (“Paco culiao”, más o menos FTP en los EE. UU.) Volvieron y las rocas arrojaron una vez más, mientras el gas lacrimógeno llenaba el aire.

Todos los que hablaron con este escritor estuvieron de acuerdo en que la policía realmente quiere agitar las cosas para tener una excusa para tomar medidas enérgicas. Si pudieran, creo que la estructura de mando de los carabineros quisiera volver a los “buenos viejos tiempos” de Pinochet. Pero eso no es posible en este momento. Según un artículo, la tasa de aprobación del gobierno es del 9,8%. ¡Nueve punto ocho por ciento! Cuando Pinochet tomó el poder, tuvo más o menos el apoyo de la jerarquía católica, que influyó en la sociedad chilena. Hoy, el catolicismo se está derrumbando. En 2016, el 70% de los chilenos se identificaron como católicos. En 2018, esa cifra era del 58% y ahora se ha reducido al 45%. Mientras tanto, aquellos que se identifican como ateos o sin religión han crecido hasta el 32% (desde el 21% en 2018) .i

El Acuerdo, en sí mismo, convoca a un plebiscito en abril de 2020. Ese plebiscito hará dos preguntas: Primero, si la gente quiere una nueva constitución. Si la respuesta es “sí”, entonces la pregunta es cómo se debe escribir una nueva constitución. Hay dos opciones: una convención constitucional “mixta” que sería mitad delegados elegidos directamente y mitad políticos presentes; o una “convención constitucional” compuesta enteramente por delegados elegidos.

En cualquier caso, se necesitaría una mayoría de dos tercios para aprobar una nueva constitución.

Ya están surgiendo disputas entre e incluso dentro de los diferentes partidos políticos y algunos políticos ya se preguntan si este acuerdo es viable o si colapsará. Mientras tanto, diferentes políticos critican regularmente las violaciones de los derechos humanos por parte de los carabineros en términos generales, pero nunca plantean los actos específicos ni proponen hacer nada al respecto.

En otras palabras, el gobierno está paralizado.

En cuanto al movimiento desde abajo:

Nadie parece creer en el Acuerdo ni confiar en el gobierno.

Las protestas en Plaza Italia son todas las noches. Comenzando alrededor de las cuatro de la tarde, los jóvenes comienzan a reunirse. Luego, alrededor de las 5:00 Paco aparece y en una hora el gas lacrimógeno vuela. No parece haber ninguna organización formal de estas protestas. La gente aparece espontáneamente. Casi parece haber un ambiente anarquista entre estos jóvenes, pero no son “anarquistas”. Por ejemplo, no he visto el símbolo anarquista en ninguna parte del graffiti.

Otro aspecto son las reuniones semanales de las “asambleas populares” del barrio. Hay cientos, probablemente miles, de estos que se reúnen todos los sábados por la tarde. Al que asistí no parecía tener un liderazgo formal y elegido. Más bien, un grupo había elaborado una agenda que simplemente había tomado la pelota y corrió con ella. Eso pareció funcionar bien por el momento. Esto parece ser similar a cómo funcionaban las cosas en Occupy Oakland en 2014. Allí, un pequeño grupo de anarquistas en efecto decidió la agenda y la dirección general de las asambleas generales. En ese caso, también funcionó al principio. Sin embargo, en un momento clave, este pequeño grupo de anarquistas recurrió a la burocracia sindical y ese giro significó que Occupy Oakland no trataría de construir una base radical dentro de ningún sector de la clase trabajadora, especialmente entre los miembros del sindicato.

Luego están los sindicatos. Mientras estuve allí, hubo una especie de huelga de maestros y una marcha y concentración. A ellos se unieron algunos estudiantes, y había un ambiente muy militante. “Paco” no se veía por ninguna parte. En la concentración final, los oradores (en otras palabras, el liderazgo) hablaron en términos generales. Hablaron sobre la necesidad de un “salario decente”, pero no especificaron cuál debería ser ese salario. Llamaron a recordar a aquellos que habían sido heridos o asesinados por Paco, pero no dijeron qué se debía hacer con respecto a la brutalidad de Paco. Pidieron “una convención constitucional que represente a todos en Chile”. Un orador incluso denunció el “capitalismo salvaje” y pidió la construcción de una “nueva sociedad”. ¿Pero qué tipo de sociedad y cómo construirla?

La próxima semana, se supone que hay una convocatoria para una huelga general de varios días. Sin embargo, se suponía que había uno el día que llegué a Chile (14 de noviembre), pero por lo que pude ver, no sucedió. Veremos qué pasa esta vez.

¿Cómo se puede resolver esta situación? ¿Qué podría desarrollarse?

Me parece que los carabineros no están bajo el control completo del resto del estado. Podría estar equivocado, pero no parece descartarse que puedan iniciar una nueva atrocidad a gran escala, tal vez matar a una docena o más de jóvenes en un solo evento. Si lo hicieran, creo que el resultado sería un levantamiento general y una parálisis casi completa del país, incluida una huelga general. A partir de ahí, ¿quién sabe?

Lo más probable es que el país se tambalee hacia el plebiscito de abril. Me han dicho que hay algún tipo de asociación de alcaldes del país y que en varias de las asambleas populares locales estos alcaldes tienen cierta influencia. Posiblemente algo podría ser cosido a través de ellos. El problema es que se necesita un voto de 2/3 de cualquier órgano constitucional que se cree para una nueva constitución, incluso si el proceso llega tan lejos.

Hay un estado de ánimo general contra todos los partidos políticos. (Un grupo de mujeres jóvenes con las que hablé, cuando les pregunté qué pensaban del socialismo, respondieron, “claro, pero no con ningún partido”. Se referían al Partido Socialista chileno). El Partido Comunista no ha firmado el “Acuerdo”, pero tampoco ofrecen ninguna alternativa.

En general, parece que la esperanza del gobierno es que con el tiempo, un sector suficientemente grande de la clase trabajadora se cansará de las protestas. Entre otras cosas, la situación inestable está teniendo un efecto en la economía como lo es el mercado mundial.

En resumen: parece haber una semi-parálisis, así como divisiones serias en la parte superior. Después de más de un mes, las protestas no parecen desvanecerse y las asambleas populares parecen continuar. El principal problema que impulsa esto es la privatización de casi todo y la enorme brecha de riqueza que resulta. Pero aquellos en la cima no van a renunciar a su posición. Lo que se requerirá es un movimiento organizado desde abajo. Cómo se puede organizar el movimiento masivo existente es la cuestión de la hora.

Algunas reflexiones sobre el programa
Los periódicos están llenos de comentarios de varios políticos que dicen que mucho tendrá que cambiar en Chile, pero no puede cambiar de inmediato. Efectivamente, el 20 de noviembre el gobierno decidió que habrá un aumento inmediato del 50% en los pagos de pensiones … ¡para todos los pensionistas mayores de 80 años! Me parece que podría haber demandas de un aumento específico para todos los pensionistas, además de no solo un salario mínimo “decente”, sino también un salario mínimo de una cantidad específica.

El evento que desencadenó las primeras protestas fue un aumento en el costo de viajar en el metro. Me parece que podría haber una demanda de transporte público gratuito.

Además, el aborto está severamente restringido y hay numerosos letreros en las paredes que piden un aborto gratis bajo demanda.

Finalmente, y de importancia crítica, me parece que podría plantearse una demanda para disolver los odiados carabineros. En su lugar, las asambleas populares deberían contar con los fondos previamente gastados en los carabineros y pueden proporcionar seguridad, tráfico directo, etc.

Sospecho que esta última demanda sería bastante popular entre los jóvenes que protestan todas las noches, y tal vez podrían organizarse reuniones cerca o en la Plaza Italia para discutir esta demanda.

Según tengo entendido, estos jóvenes no participan en las asambleas populares, pero tal vez estarían dispuestos a llevar esta demanda a esas asambleas e intentar que las asambleas las adopten.

Informe personal
Pasé mucho tiempo en Santiago simplemente caminando por las calles, mirando a mi alrededor y entablando conversaciones con la gente, así como las protestas diarias en Plaza Italia y algunas marchas y eventos sindicales. Ya he escrito informes sobre ellos en mi blog oaklandsocialist.com.

Además, antes de partir para Chile, contacté a varios grupos socialistas para tratar de reunirnos. El único que respondió fue el MST (Movimiento Socialista de Trabajadores), que forma parte de una agrupación internacional trotskista llamada UIT. Pasé bastante tiempo con estos camaradas. Ese tiempo me pareció muy útil (y agradable), y agradezco a esos camaradas.

También me quedaban algunas preguntas. Algunos de ellos se plantearon anteriormente con respecto al programa.

Al igual que con los socialistas que quedan aquí en los Estados Unidos, creo que un foco principal de atención debe ser analizar los puntos de vista y las posiciones de los diferentes elementos de la clase dominante y los conflictos dentro de esa clase y su gobierno. Sí, debemos prestar atención a la lucha entre la clase obrera y el clase dominante, pero eso es solo una parte del problema. Sin el primero, es imposible desarrollar realmente un sentido de hacia dónde se mueven las cosas, y sin eso, el movimiento de la clase trabajadora puede, en general, responder a los eventos en lugar de anticiparse y comenzar a controlarlos.

Al ser nuevo en Chile y haber estado allí solo un poco más de una semana, es imposible para mí tener una idea clara del camino a seguir. Una cuestión principal es ¿cómo pueden desarrollarse más las asambleas populares? ¿Es posible para ellos establecer vínculos con los sindicatos? Tal vez tales enlaces ya existen en algún grado u otro. Si es así, ¿cómo se puede formalizar?

Además, la forma aparentemente muy abierta e informal en que se organizan al menos algunas de las asambleas populares puede tener algunas ventajas por el momento, pero me parece que existe el peligro de que esa misma informalidad pueda usarse en el futuro. fue utilizado en Occupy Oakland. Entonces, la pregunta es ¿cómo se puede introducir la idea de construir un liderazgo formal elegido democráticamente?

Conclusión
Podrías lanzar un dardo a un mapa del mundo, y es probable que hayas golpeado un país que estaba en crisis y agitación, un país donde se estaba produciendo un levantamiento masivo. Irak, Líbano, Irán, Sudán, Túnez, Haití, Colombia … En Bolivia, los asuntos están lejos de resolverse. ¿Cómo se unirán estos movimientos? ¿Cuál será la próxima etapa en la creciente revuelta mundial contra los estragos del capitalismo? ¿Cómo comenzará la clase obrera mundial a estampar su impronta y construir su propio partido de clase obrera mundial?

Categories: espanol, Latin America

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.